¿Qué fue antes, la cabra o el queso?

Por 1982 las cabras en Liébana estaban sueltas por los montes y peñas, no existían las estabulaciones de cabras. 

Por aquel entonces Antonio González Fernández (conocido por todos como Toño) tenía una idea fija en la cabeza, quería tener cabras y que permanecieran cerca de casa. Veía en la estabulación de las mismas, una manera de rentabilidad del ganado ya que al no estar sueltas la producción de leche sería mayor. Y como leeremos más adelante no iba mal encaminado.

Comenzó con 60 cabezas de ganado en el pueblo de Baró y en la cocina de la casa familiar empezó a hacer queso de CABRA y así empezó todo, con una producción de 6kgrs de queso al día se lo empezó a vender un distribuidor que fue a quien le deben hoy en día el nombre a este Queso: “Queso de Baró”.

En 1988 en el portal de la casa familiar se hace la primera quesería, año en el que se incorpora la mano femenina a la producción: Isabel Casares Tejón.  Por este año las cabezas de ganado habían llegado a 80.

La estabulación de las cabras fue un acierto, pero no fue fácil, hubo que aprender mucho sobre estos animales y se sufrieron varias bajas, pero como alguien dijo muy bien dicho y nos comenta Toño: “Lo que se pierde en dinero se gana en inteligencia”.

En 1991 y viendo que la producción de leche de cabra se quedaba pequeña y unida a una huelga de los ganaderos de leche de vaca, que ofrecían la leche a los queseros para no tener que tirarla, se empieza a elaborar queso de MEZCLA de cabra y vaca

Firmes defensores de la compra de leche a ganaderos, en Queso Baró “presumen” de haber comprado leche en todos los pueblos de Liébana: Beares, Vejo, Bores, Ledantes, Barrio, Soberado, Lon……

En 1993 el queso de mezcla gana el primer premio en el certamen de quesos artesanos celebrado en Potes.

Por este año, la producción diaria asciende a 30Kgrs al día.

En este año en el mes de noviembre nace la Denominación de Origen Protegida: Quesucos de Liébana, a la que se unen el queso de Cabra y el queso de mezcla.

Hasta el año 1994 las cabras se distribuyen entre una cuadra debajo de casa y cortijos por el pueblo, hasta en este año se construye la nave de las cabras donde ya se llegó a las 100 cabezas de cabras adultas y 25 cabras de cría.

La producción se mantiene estable, pero la demanda de queso crece y en 2002 se vende el ganado para ampliar la quesería en la nave antes destinada a ganado, se modifican y modernizan las instalaciones lo que hace que la producción crezca.

La leche se compra al ganadero al que se le vendió las cabras con lo cual estas solo cambian de “pueblo” y Antonio anima a otros ganaderos a que pongan cabras de leches comprometiéndose a la compra de la misma. En Queso Baró además de la leche que se compra al nuevo propietario de su anterior ganado, incorpora la leche de 180 cabras más del pueblo de Lon.

En 2005 la producción de queso está por los 80kgrs / día

En 2010 la demanda de queso y animados a dar una oferta más variada a sus incondicionales y buscar nuevos adeptos, hace que surja el queso de OVEJA y queso de Tres leches. Estos fuera de la Denominación de origen ya que muy a su pesar en Liébana hay muy poca leche de oveja.

En 2016 su más reciente producto: Rulo de Cabra Leganiegu, enfocado a la hostelería pero con mucha aceptación entre su público más fiel y ha creado una nueva clientela ya que es un producto ideal para su consumo en caliente: plancha, salamandra, soplete… técnicas que están tan de moda.

En este año también han añadido a las instalaciones una cámara de conservación, un almacén y una sala para lavar quesos.  Estas nuevas instalaciones dotarán de más poder de almacenamiento a la quesería y la posibilidad de probar nuevas formas de maduración al poder controlar parámetros tan importantes como la temperatura y la humedad. No descartan sacar al mercado nuevos productos.

Producción actual 100kgrs por día.

Siempre se ha participado en Ferias de Productores, siendo defensores de las mismas y dando la importancia que se merece al producto KM 0.  En el mundo rural los productores viven de los que hacen con mucho esfuerzo y dedicación

Gracias a las ayudas para Artesanos, de la Consejería de Ganadería, del Parque Nacional, ha sido un poco más fácil ya que sin su apoyo económico les hubiera costado mucho más. Estas ayudas económicas sumadas a un buen hacer del matrimonio propietario es parte muy importante de su éxito actual.

Un sueño: seguir siendo fieles a su producto, adecuándose a las nuevas generaciones.  Ser consecuentes con su tierra, apoyando a los ganaderos y con sus gentes: creando puestos de trabajo. Ya desde sus inicios se ha creado puestos de trabajo de manera eventual y en la actualidad cuentan con un empleado fijo.

¿Que fue antes, la cabra o el queso?

Pues creemos, que sin la visión de elaborar un queso de cabra y cómo conseguirlo de la mejor manera, en rentabilidad y calidad, nunca se hubieran estabulado cabras en Liébana… ahí lo dejo.